Tarzán y la historia

Tarzán y la historia

TARZÁN ahora es Alexander Skarsgård (Estocolmo, 1976), actor sueco en Melancholia, de Lars Von Trier, True blood y Qué hacemos con Maisie, entre otras. Tarzán sueco y anodino, con leves capas de revestimiento de material anticolonialista y toques ecológicos.

El primero fue Elmo Lincoln en Tarzán de los monos, (Scott Sidney, 1918), que no dio grito, porque el filme era mudo. Más adelante Tarzán de los monos (W.S. Van Dyke, 1932), ayuda a afianzar la leyenda del personaje y de Johnny Weissmuller, quien lo protagonizó y que hasta ahora ha sido el más recordado, con Chita, Jane y grito incluidos. Weissmuller, dicho sea de paso -ya que hoy se abren los Juegos Olímpicos en Río-, fue un nadador que acaparó 67 récords mundiales y 5 oros olímpicos, retirado en 1929 como el mejor del siglo XX.

Edgar Rice Burroughs (Chicago, 1875 – California, 1950), creador de Tarzán, 56 películas después, y casi a un siglo de la primera de las cintas (de 25 novelas llevadas sucesivamente a la pantalla grande), reconfirma su calidad creativa con la sobrevivencia de su héroe. Todo muy bien, y bien el despliegue de virtuosismo tecnológico que expone La Leyenda de Tarzán (2016), de David Yates (Inglaterra, 1963) con un ‘doctorado’ en Harry Potter tras cuatro filmes de esa saga.

La cuestión está debajo de ese festival de efectos y detrás de una narrativa llena de acción y que es puro entretenimiento, condición número uno del cine. Debajo de esa ingenuidad salvaje hay una no menos salvaje manipulación de la verdad histórica. George Washington Williams (en la piel de Samuel L. Jackson) fue el primer occidental en denunciar al mundo el despotismo cruel y bárbaro impuesto por Leopoldo II, rey de Bélgica y soberano del Estado independiente del Congo (1885-1908), a través de su hombre de confianza Léon Rom (1859-1924), quien también inspiró el personaje de Mr. Kurtz en la novela El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad.

No fue Tarzán, el rubio bien parecido, creación de Burroughs, quien liberó del despiadado colonial al Congo. En todo caso habría que rendir pleitesía a George Washington Williams, quien alertó al mundo.

Recordemos: las bombas de Hiroshima y Nagasaki se hicieron con uranio belga extraído del Congo.

La liberación real del Congo Belga llegó en 1959. Y las primeras elecciones libres fueron ganadas por Patricio Lumumba.

Tarzán y la historia

Alexander Skarsgård es Tarzán

Tarzán y la historia
Tarzán y la historia
Previous Kendrys Morales, de Reales, suspendido un juego y multado
Next Santa Rosa llenó tres noches el Teatro Nacional

You might also like

Pequeñas obras de arte esculpidas en lápices

El artista brasileño Dalton Guetti que elabora esculturas en el graffito de lápices de madera. Para crear sus piezas, Guetti utiliza tres herramientas básicas: navaja de afeitar, aguja de coser y cuchillo.

El colegio de la UNPHU realizó un Acto a la Bandera en el marco del festival UNPHU con el Arte: “Raíces y Alas de la Cultura y el Arte Dominicano”

La Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), bajo la organización de ProUNPHU, celebró un acto a la bandera  en honor a Pedro Henríquez Ureña donde los estudiantes del Colegio Experimental

Cinco consejos para evitar ser víctima del ciberdelito

Mantenga segura sus computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes contra cualquier delito cibernético. “Acceso a la banca en línea, fotos, números de teléfono y hasta notas personales están guardadas en nuestros

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Reply


+ tres = 6